jueves, 4 de octubre de 2012

Rutina de limpieza facial: paso 2.

Hola chic@s, 

ya estoy aquí otra vez para continuar con los cuidados de limpieza facial y desmaquillar que empecé a publicar ayer.

Hoy vamos a ver cómo dejar una piel libre de maquillaje. Es verdad que hoy en día existen infinidad de productos que nos garantizan este resultado tan deseado. La realidad es que tenemos que elegir un producto que se adecúe a las características de nuestra propia piel y sobre todo, llevad mucho cuidado con quién os lo aconseja.

 Os cuento lo que me pasó a mi en una ocasión: fui a un parafarmacia para comprar un gel limpiador porque el mío se estaba acabando. Después de mucho mirar, decidí pedir consejo a la dependienta, que además vestía bata blanca por lo que parecía tener alguna idea de lo que allí se vendía ;). Pues nada más lejos de la realidad. Me  vendió un gel de VICHY que estaba en oferta, prometiéndome "el oro y el moro", que era indicado para pieles sensibles, que se estaba vendiendo muy bien...Pues bueno, yo me lo compré confiando en su criterio y en su bata blanca ;). Pues esa misma noche lo probé y al día siguiente mi cara parecía una paella valenciana. Me dio una reacción alérgica de las peores que he tenido en mi vida. Con la cara así, me presenté al día siguiente en la tienda, pero no estaba la chica que me había atendido. Otra de sus compañeras me dijo que cómo me había llevado ese gel si tenía la piel mixta o grasa, ya que era indicado para pieles secas. "Pues porque me lo recomendó tu compañera de la bata blanca" le dije yo. Su único consuelo fue decirme que no era tanta la pérdida, que sólo me había costado 5 €. Y yo le pregunté: "¿Me has visto la cara? Ésto vale más de 5 €", pero no obtuve solución alguna. Por supuesto, ya no he vuelto a este comercio nunca jamás. 

Entonces, para ver si me daban alguna solución, me fui a SEPHORA y allí conocí a mi consejera favorita: Gloria. Me recomendó un gel de extracto de tomate de la marca americana YES TO (este producto merece un post para él solito, lo escribiré más adelante).

Después de lo que me había pasado, como compenderéis, yo no me fiaba mucho, pero me dio una muestra en una de sus cajitas, me lo eché dos veces, y los granitos desaparecieron. Claro, después de este resultado tan maravilloso, volví a buscar a Gloria para que me recomendara algún producto para retirar el maquillaje, y de este producto pretendía ir el post de hoy, pero me he enrollado más que una persiana ;P

Ese producto es la leche limpiadora de SEPHORA. 

Simplemente, me encanta. Tiene una textura y un olor que enamoran. Además, te deja la piel muy limpia y suave. No me ha dado ningún tipo de reacción alégica y yo antes de que se me acabe el bote, ya tengo otro de repuesto. Su precio es de 6.50 € (antes de la subida del IVA, ahora costará un poquito más), como véis, no es ninguna fortuna y os digo que es mejor que otras de alta gama. También os digo que cada piel es un mundo, pero como yo pertenezco a ese 1% al que siempre le pasan los efectos no deseados de las cosas...pues la prueba la pasa con nota.
Está disponible en dos formatos, igual que el desmaquillante de ojos: tamaño viaje y tamaño normal.


Espero que os sirva mi experiencia y que probéis este producto que hoy recomiendo. Os podéis fiar de mi, que yo no llevo bata blanca ;D

Mañana seguiremos con otro de mis productos favoritos.

Besicos de colores,

M.

2 comentarios:

  1. ¿Te fijaste en si la bata blanca, no era bata sino camisa y se ataba por detrás con unas correas muy monas cosidas a los brazos? jeje

    Tendré que probar esto! A partir de los 30 dicen que leche es mejor que geles y jabones...
    Gracias por tu post!

    ResponderEliminar
  2. JA JA JA....TIENES CADA COSA....LA VERDAD ES QUE NO ME DI CUENTA, PERO PENSÁNDOLO, ES INCLUSO POSIBLE ;p

    ResponderEliminar